Canal RSS

Séptima telaraña: De viajes ajenos y envidias personales (y algunas frustraciones)

Publicado en

Hoy me enteré de que RinaInverseMX, un cosplayer que admiro, regresaba a México despues de asistir a Japón como representante de nuestra patria en el WCS 2011:

Favor de no matarme por poner la foto, sólo soy una fan... y una araña...

Y aunque el 30% de mi admiraba la dedicación y esfuerzo de alquien que toma un hobby y lo eleva al grado de ser mandada como representante de un país a un  concurso internacional de cosplays en la sede oficial del frikismo y la ñoñería mundial (y cancha de juegos de Godzilla los fines de semana)… el otro 70% hervía lentamente en un caldo de envidia, aderezado de frustraciones por mi incapacidad de hacer un traje que se vea ligeramente decente.

Ahora no me malinterpreten, esto no quiere decir por ningun motivo que me enojo o me molesto… hay cosas más importantes por las cuales uno se debe de enojar (como por la tardanza de ALGUNAS COMPAÑIAS de sacar la siguiente peli de Evangelion… no dire nombres pero sabes que eres tu Annoboy… ) La verdad admiro mucho la dedicación de esta chava y muchos otros cosplayers, que se toman dias armando sus trajes, perfeccionando sus accesorios y estudiando a sus personajes para hacer una soberbia imitación de sus ídolos. Y luego pienso en mis propios trajes y en como tarde un año en acabar un disfraz que básicamente es un bra y un short…

Me siento failure XD

 

Pero, al mismo tiempo, sé que estoy siendo exagerada. Porque aunque eligo trajes sencillos (como Sailor Star Maker o Electra Natchios) y me tardo en armarlos porque la economía no me alcanza para buena telay libros al mismo tiempo, sé que podría ser mucho peor:

El original, cómo debería verse y failure...

De todas maneras, para mi el cosplay no es más que un gusto culposo, cómo el chocolate o corregir los errores gramaticales de los demás. Lo hago por el placer de ser alguien más durante un rato y para sentirme más cerca de mis personajes favoritos y series preferidas. Sé que, al final de cuentas, lo que me va a llevar a Japón (además de mi luna de miel) son los estudios que quiero hacer acerca del comic y la animación como nueva literatura, en un mundo donde las artes gráficas han cobrado mayor importancia y fluidez dentro de la narrativa moderna. Y cuando eso pasé (antes de que llegue el tercer impacto y quedemos reducidos a tang de naranja, espero) seré felíz.

Como el árbol que era felíz, felíz.

Y friki.

Yo en Japón. Notese mi total emoción y mi innegable bellezidad.

ESTÚPIDAMENTE friki

Jerusha J.

 

Anuncios

Dramas familiares

Publicado en

A veces desearía que fuera más sencillo tener familia. Son personas que quieres y con las que creces, pero que parecen ser tan ajenos. Quizás hago mal al querer solucionar todos estos problemas pero… ¿hay algo de malo en ello? si se trata de mi gente, claro que voy a querer lo mejor para ellos. Que estén sanos, que sean felices. Creo que es natural (y que me metan a la cárcel si no) y normal desear esto. Pero a veces me desanimo y pienso que quizás, la mejor manera de ayudarnos, es dejándonos solos unos a otros…

Sexta telaraña: mentiras

Publicado en

Hola a todos. Disculparán mi ausencia pero antes de hablar sobre que me tuvo apartada de este foro por más de un mes, debo hacer una declaración.

 

No soy una araña.

 

Bueno… si soy pero no soy.

 

Este blog surgió, originalmente, con pretensiones literarias (y espero que nadie huya despavorido al leer esto), debía ser un foro a cuentos e historias de este humilde personaje, Jerusha Jorugumo.

 

Pero, por alguna razón, no me esta saliendo como quisiera.

 

En realidad, soy una niñita… o era una niñita. Mi forma es cambiante y no se bien que soy. A veces humana, otras araña y algunas otras cambio a sirena, elefante, marmota o cucaracha…

No. Cucaracha no, me chocan las cucarachas. Y me choca Kafka. No soy antisemita para nada pero que mal me cae Kafka.

Y bueno… no sé que más decirles. Me ausenté porque tuve que mudarme de universo, a falta de dinero y planes futuros (Si, como Charlotte… cuando soy humana, soy Charlotte, pero no cambiaré de nombres para no confundirlos). En estos momentos vivo en un cerro con conejitos, zorrillitos y demás alimañas tiernas que la Warner nos ha presentado un tanto violentas de cuando en cuando. No tengo muchos planes a futuro, honestamente. Aun estoy tratando de decidir que hacer con mi vida (o en que forma quedarme) así que no puedo contarles muy bien que ha de pasar. Creo que este es el inicio de un blog muy raro y desenfrenado (ojalá eso me traiga más lectores ¬¬)

Así que, se acabó el formato anterior (es para bien, lo juro) y ahora, dependiendo de que me sienta, es lo que escribiré aquí. Algunas serán vivencias mías (un poco enojadas claro, soy una persona enojada), críticas de comics y manga y monitos en general (soy fan y quiero dedicarme a hacer esto para vivir… así que si no les gusta eso se aguantan… ¡pero no me dejen!) narraciones y cuentos escritos por mi (le caigo a palos al que se los palgie… uy, como si fueran tan buenos) y todo lo que puede haber en la vida de una cosa que no sabe ni que es. Como mueble o algo, pero más bonita.

 

Ultima explicación: Yo soy aracnofóbica. Las arañas me causan un no-se-que aterrador que me paraliza y no las puedo ni matar. Mi fobia a mejorado un poco, aunque aquí en pleno bosque mágico, donde todo mide 40 cm temo por mi vida. La idea de la araña inválida SI me surgió de una araña carente de patas en el baño de mi excasa, pero me fascinó pensar que, sin importar lo que seamos o no, siempre nos sentimos como que nos falta algo. Yo siempre he sido diferente a mis grupos sociales (si, aunque no lo crean ¡tengo amigos!… ¡aparte de los de facebook!) y quizás por eso me gustó la idea de una araña sin patas suficientes, igual a todas pero segregada… o sólo me gustan los insectos discapacitados.

 

Eh, no sé que más decir. Iré a enojarme por algo para venir a escribir aquí. Me sale MUY bien eso de enojarme y dicen que soy graciosa cuando lo hago… por lo que digo.

¡NO ABANDONEN ESTE BLOG! sé que me he tardado y que debe ser confuso y raro, pero prometo que valdrá la pena. Además ¿a que otro blog irían, al de Perez Hilton? jejejejejejejeje… mejor no doy ideas ¬¬

 

Jerusha.

Quinta telaraña: una carrera desesperada

Publicado en

Nuevamente, me he tomado mi tiempo antes de publicar algo nuevo en mi blog. La razón es sencilla: esto de la mudanza es un caos. Hay cajas por todas partes y los gritos estan a la oden del día, porque la familia ya esta desesperada. Me imagino que habrán leido mi último ·mini-post· en el que decidí irme yo también, en parte porque no quiero extrañar a la familia y porque los nuevos inquilinos (que tienen dos niñas pequeñas) ya comentaron acerca de cambiar el baño y no podré tolerar eso. Además de que, seguro, moriré en ese momento. Porque nunca me he llevado bien con el cemento.

Y aunque parezca ilógico, he decidido irme yo también y mudarme con ella… con la hija. He dedidido llamarla Charlotte porque nunca puedo recordar su nombre, y como una referencia hacia el libro infantil la telaraña de Charlotte La desición, y su nombre, me llegaron después de una corta meditación y un largo viaje, con una experiencia que casi hace que se me pare el corazón del susto. Les explicaré porqué:

 

La telaraña de Charlotte

El mejor libro infantil que habla sobre una araña. Punto.

Hace un par de semanas (horas más, horas menos) decidí que debía darle un recorrido a la casa en la que había pasado tanto tiempo, dadas las circunstancias de la mudanza. Así que bajé de mi esquina y me puse a recorrer la casa de lado a lado, teniendo mucho cuidado de evitar espacios muy abiertos o con otras hermanas colgando. De esta manera recorrí las tres habitaciones y el pasillo de la planta alta y la sala, comedor y cocina de la planta alta. Creo que todo el recorrido debe haberme llevado unas tres semanas (he allí la justificación de mi ausencia) porque soy chiquita y además, no podía moverme durante la limpieza de la casa o cuando entraban los gatos a visitar (que es muy frecuentemente. Lo bueno es que las cajas que hay en todas partes me daban refugio, aunque hacen el moverse una tarea muy difícil y cansada) La verdad es que la casa es un lugar enooorme comparado a mi esquinita… y me imagino que el mundo debe ser cien veces más enorme que yo o que cualquier ser vivo en el… da un poco de miedo pensar en tanta inmensidad. Pero bueno, para no hacer la cosa larga, después de la visita y un pequeño festín en moscas de frutilla (son deliciosas, deberían probarlas. Saben dulces y frescas como la fruta de la que se alimentan) inicié mi regreso a casa. Fue pesado porque hay que recorrer todo en vertical hasta el techo y de allí bajar hacia la puerta. Como el baño tiene las paredes muy resbalosas, decidí entrar por el piso para evitar caerme. Gran error. Cuando entré, me encontré cara a cara con Charlotte, que estaba ocupada haciendo esas cosas que los humanos hacen en los baños en la noche. En cuanto me vió supe que era araña muerta. Charlotte gritó, pego un brinco y se quedo quieta en la parte más alejada de mi que pudo, mientras yo corría franaticamente hacia mi esquina. Lo malo es que tenía que pasar, forzosamente por donde ella estaba y sabía que me asesinaría con sólo dar un paso… pero no lo hizo. Es más, pasados los segundos de miedo y pánico de parte de las dos me empezó a hablar. No recuerdo exactamente que dijo pero tenía que ver con mi falta de patas… me llamó “pobre araña inválida” y yo casi le grito “¡así se llama mi blog!”. Bueno, en realidad si se lo grité pero no me oyó. Crucé corriendo atrás de la taza del baño  me quede allí, mientras ella me observaba desde su esquina y luego, se movía hacia la puerta de salida. La verdad es que me sentí como Wilbur, sólo que no soy un cerdo y me rescató un ser humano y no una araña. Ok, sé que exagero cuando digo que “me rescato” pero fácilmente pudo haberme matado y no lo hizo, y por eso la he llamado Charlotte.

No tengo idea de cómo exactamente planea vivir Charlotte, pero lo que si sé (por ese hábito que tiene de hablar sola en el baño) es que ella no quiere irse a “provincia” (lo que sea que eso sea) y se va a quedar aquí. Y yo me quedo con ella, aunque no hayamos atravesado más que dos palabras (que ella no escuchó) y ni siquiera sepa como me llamo yo… o como le digo a ella. ¿Serña una desición algo espontanea y dscuidada? sin duda… pero ya me decidí, y no hay vuelta atrás. Las arañas somos seres necios.

Y bueno… sólo eso. Creo que no hay más que pueda decir, esto resume más o menos todo lo que paso en estas semanas de ausencia y silencio de mi parte. Casi muero, pero aun no.

Y ya que decidí mudarme, más vale que empiece yo también a moverme, tengo que averiguar cómo es que voy a viajar de imprevisto sin que nadie note que estoy. No quiero arriesgarme a morir aplastada por esas cosas móviles que usan los humanos para andar… esas cosas brillantes a las que se suben y hacen mucho ruido y humo, ya saben.

EDIT: Wikipedia dice que se llaman “autos”.

Jerusha

 

 

 

 

Media telaraña: entre prisas

Publicado en

Siento mucho no haber escrito en las últimas semanas, pero he estado ocupada dando vueltas por allí. Al fin me he decidido a explorar un poco puesto que me voy pronto de este lugar. Así es: yo también me mudo. Espero poder contarles pronto de esto, han pasado muchas cosas.

Mientras tanto dejo este post para que, aquellos escritores en potencia lo lean: son tips para escribir de escritores consumados. Yo regreso en poco… muy poco tiempo. Y, si mi pedido llega a tiempo, quizás hasta regrese con fotos.

Saludos a todos.

Jerusha J.

http://blogs.plos.org/neurotribes/2011/06/02/practical-tips-on-writing-a-book-from-22-brilliant-authors/

Cuarta Telaraña: Familia y mudanza

Publicado en

A pesar de que no son mi familia, ni tengo relación con ellos, las personas de esta casa son muy cercanas para mi.

(ah, disculpen por empezar de esta manera tan grosera, sin saludar. A veces sólo escribo lo que pienso sin más. ¿Cómo están todos? ya volví, perdón por el retraso.)

Antes, eramos más. Había tres hombres y tres mujeres. Los mayores son los “padres”, ¿así se dice, no? él es un poco gruñon a veces, y se baña muy rápido (casi no tengo vaporcito en la ducha.) ella es más gritona pero se toma su tiempo con las cosas. Tenía el cabello muy largo antes, eso me agradaba mucho. Si fuera humana, me encantaría tener el cabello hasta el piso, como la chica de ese cuento, “Rapunzel”.

Los mayores con los hombres, ellos fueron los primeros en irse, aunque regresan a menudo. El más grande tenía cabello antes, ahora ya no. Cantaba en la ducha y no se tardaba mucho, pero siempre estaba bromeando con todos. El segundo tiene cabello, y también en la cara. Unas lineas de cabello sobre la boca y bajo el mentón. Es más serio, creo que se parece a su padre mucho.

Las mujeres son las que más me agradan. Se tardan mucho en la ducha y me dan calor que aprovecho cuando estoy con ellas. La mayor casi no parece la mayor, me confundo a veces. La reconozco por su cabello largo y el color de su piel, como de araña (café). A veces siento que es mi alter-ego. AUn esta en casa y se baña muy tarde. A veces canta en la ducha y a veces baila. La otra chica es de piel blanca y se ve mayor para ser la menor.  Tenía el cabello largo antes, pero se lo cortó y no sé como pero ahora es negro… antes era café (¿acaso mudan de cabello?¿cómo cambian el color?) también se coma la ducha con calma y me da vapor, pero menos que la mayor. Pero lo que más me gusta de ellas son las conversaciones en el baño a medianoche. A veces, se quedaban horas sentadas lado a lado o frente a frente, hablando sobre amor o familia… cosas que no conozco. También hablaban sobre comics, sobre todo japoneses (suelen poner música oriental… suena chistoso como hablan su idioma esas personas) de hecho eso me acercó a los dibujos: escucharlas hablar horas y horas de Edward Elric o Spider-man. Cuando empecé a ver esos mundos multicolor, me agradó el poder sumergirme en la vida humana, aunque fuera en ficción. Puede que sea sólo un arácnido, pero aun así tengo sentimientos. Sentimientos de araña. Me encantaría poder dibujar… dibujarme como humana. Ya que no puedo serlo, al menos verme como una me haría felíz.

Todo esto viene a colación de que la familia se va. Hace poco escuché hablar de “mudanza” y, cómo no conozco la palabra la busqué en internet. Significa irse, cambiar de hogar. Y me siento triste. Aunque no puedo llorar (no tengo lagrimales), me siento triste. Sé que cambiar de territorio es bueno: incrementa la cacería y ayuda a evitar conflictos con tras arañas. Pero ellos han estado aquí tanto tiempo, que no verlos sería triste. No sé quién habitará ahora esta casa, y tampoco sé si les agrade que me quede. Puedo irme con ellos pero tengo miedo. No sé a donde irán. Soy muy pequeña e insignificante para ser parte de su familia… pero ellos son  parte de mi cotidianidad. Y simplemente no sería lo mismo estar sin ellos, aunque los nuevos se bañen muchas horas con agua caliente.

Quiero volver a escuchar las discusiones del baño. Y que padre grite y madre cante. Y que los hermanos lleguen a hacer comentarios chistosos, aunque no entienda el chiste. No los quiero extrañar.

Y no quiero que me quiten internet.

Jerusha.

Tercera telaraña: Tarde

Publicado en

Bueno, he regresado…

Creo que les debo a todos una gran disculpa por mi ausencia, pero puedo explicarla.

Básicamente, todo tuvo que ver con tres incidentes diferentes. El primero fue la fumigación de primavera. La casa en la que vivo acostumbra tener fumigaciones en primavera, verano, otoño e invierno. Esto tiene que ver, en parte, con la cantidad de arañas que entran (la casa tiene un jardín y un patio. Esto lo sé porque yo nací en el jardín, y vagué mucho antes de encontrar un espacio para mi) y tambipen con la aracnofóbia de algunos inquilinos. Y bueno, con las lluvias que ha habido en los últimos días (¿creen que no me entero de estas cosas? el baño tiene un tragaluz con una filtración horrible, cada vez que llueve o hace viento me tengo que mover porque el agua esta muy fría) más hermanas de lo normal se han metido en la casa. Por eso es que se fumigó.

Generalmente no se fumiga el baño, sin embargo los cuartos son completamente irradiados de ese veneno horrible que quema el interior del cuerpo, y para mi mala suerte después de que vaciaron eso en la casa, dejaron la puerta del baño abierta. Tuve que huir por mi vida antes de que mis patas se inmovilizaran por el cansancio y empezara a quemarme el respirar. Casi no lo logro, de hecho respiré demasiado de eso y quedé inconsciente un rato, pero sobreviví. Afortunadamente exhalaba suficiente veneno como para que nadie me atacara, y no hay muchos enemigos en el techo (los gatos… ¿si se llaman gatos no? se comen todo lo que se mueva en el techo.)

Para cuando regresé a la casa, se había disipado el veneno pero también habían hecho limpieza general y se llevaron mi telaraña con ellos. Eso me enojo mucho, ¡Era mi telaraña favorita! así que tuve que empezarla desde cero, armarla y conectarla nuevamente a internet.

Básicamente eso explica el retraso… no tardamos mucho en hacer telarañas, generalmente es algo de un par de horas pero conectarla a internet es tardado. Aunque logré hacerlo en un tiempo record, comparado con la primera vez.

Y bueno, el tercer incidente que se atravesó fue… erm… este:

La leyenda de Zelda
Soy culposamente adicta…

Desde que entré a internet había visto estos videojuegos e imágenes de ellos, peor no había podido jugarlos porque necesitaba un “nimpendo” o algo así me dijeron… aparentemente se pueden jugar con otras cosas electrónicas, y como no creo que eso exista en tamaño araña, me había dado por vencida.

Hasta que, cuando me volví a conectar, encontré en mi correo un emulador, regalo de un amigo.

Ahora soy una gran adicta a este juego… sólo me falta el tercer pendiente y la espada para enfrentar al villano central y estoy emocionada. Esto me da un buen tiempo de entretenimiento en lo que pesco algo de comer y, además, me hace sentir que no necesito pulgares, o patas para hacer lo que quiera.

¡Quiero seguirlo jugando!

Pero antes de continuar, hay algunas preguntas acumuladas que me gustaría contestar. Me preguntaron que hago en la pared, mientras no estoy conectada a internet.

Nada.

Básicamente hago lo que cualquier araña hace en la pared, esperar y acechar. Es terriblemente desesperante, molesto, tedioso, horrible, aburrido. Por eso cuando encontré que mi telaraña podía captar internet, fui feliz. Ahora, además de acechar y jugar Zelda, me dedico a leer comics (unos se llaman mangas, pero es lo mismo que un comic, no entiendo la diferencia… me imagino que la falta de superhéroes y spandex… y ojos enormes, como de araña), ver series y bajas algunas cosas de internet. Digamos que soy una adicta por necesidad. También la uso para estudiar acerca de los humanos y conocerlos menor, creo que los admiro mucho… además, tengo que aprender de ustedes para poder conseguir un trabajo. Pienso responder encuestas por internet para conseguir “dinero” y comprar algunas cosas que he visto en internet.

Otra pregunta fue que cómo tolero verme al espejo si soy una araña. En realidad, no lo hago. El espejo esta muy lejos y tendría que subirme en el para verme, lo que es imposible porque la superficie es muy lisa y me caería, aunque si he llegado a verme en algunas ocasiones, reflejada en vidrios y metales. Me causo mucho desagrado, pero intento imaginar que no soy yo. Suena tonto, pero en serio me causo horror. A pesar de que me faltan patas, siento que tengo demasiadas.

Les agradezco mucho a todos por sus preguntas, siento que este blog esta creciendo, aunque yo sea chiquita… y tenga hambre. No he cazado nada en toda la semana y necesito comer. Generalmente resisto mejor el ayuno, pero el veneno me dejo exhausta… !Ah, quiero una mosca gorda y negra¡ me muero de hambre…

Bueno, creo que es todo… ahora intentar{e nuevamente poner una mascota en mi blog. He estado pensando en conseguir una mascota saben, pero no me decido. ¿Pulga o chinche? no lo sé. Mientras tanto, tendré una virtual, ya que nunca podré tener algo como un gato o un perro… me comen.

Jerusha